Restaurante CASA NATALIA. Nuestra casa; vuestra casa

Restaurante CASA NATALIA. Nuestra casa; vuestra casa

Para nosotros uno de los mejores restaurantes de Formentera ahora mismo. Honestidad y producto para un restaurante muy personal.

Restaurante Casa Natalia Formentera

Carrer Major, 78 - Sant Ferran de Ses Roques

0034 971 329 007

Nuestra visita:

Llegamos a Sant Ferran, un pequeño pueblo situado a pocos quilómetros de Sant Francesc dirección a la Mola.

Nuestro objetivo; Casa Natalia, un restaurante que cumple tres años en la isla de Formentera y del que solo habíamos oído buenas críticas. Un proyecto muy personal del conocido chef Carles Abellán y su mujer Natalia basado en la cocina mediterránea más tradicional con una versión actualizada y moderna.

Así nos lo habían presentado y con esta información partíamos directos para sentir en primera persona el espíritu de este nuevo establecimiento.

Todo se presentaba perfecto, ahora solo faltaba vivirlo. ¡Vamos allá!

Llegamos hasta el restaurante por el paseo peatonal de Sant Ferran, solo llegar ya consigue que abras los ojos de par en par gracias a una preciosa terraza rodeada de plantas y bonitos detalles que te invitan a pasar y sentarte en una de sus mesas. Y como comprobaríamos más tarde; fuimos recibidos con una simpatía y amabilidad más propia de una familia que de un equipo de sala. Y quizás ese es el detalle que lo cambia todo cuando hablamos de su servicio familiar, cercano y muy personal.

Era relativamente pronto, las 20:30h. con lo que pudimos elegir mesa sin problemas y sentarnos en el rincón que más nos gustó, eso si, hay que reconocer que poco a poco fue llenándose con lo cual como siempre recomendamos, mejor ir con reserva.

El ambiente, la decoración, el servicio, la localización, todo era perfecto para disfrutar de una gran noche, solo nos faltaba lo que más nos gusta: comer.

Al abrir la carta ya nos dimos cuenta que es uno de esos restaurantes que no sabes por donde empezar porque todo te parece irresistible, cada línea de entrantes, platos y especialidades nos parecía perfecto para probarlo, así que finalmente y viendo la atención y amabilidad que nos brindaban nos decantamos por ser aconsejados por ellos mismos e intentar probar el mayor número de platos posibles.

Se trata de una carta perfecta para eso mismo; para probar y compartir y que toda la mesa pueda disfrutar de todos los sabores sin limitarse a uno o dos únicos platos.

¡Empezamos!

Aún teniendo una amplia carta de cócteles, pasamos directamente a la comida. Empezamos con un carpaccio de chuleta rubia gallega madurada con especias. Y allí ya quedó claro; íbamos a disfrutar muchísimo.

Lo reconocemos, era la primera vez que probábamos un carpaccio de chuleta madurada y realmente nos pareció espectacular, ahora ya no podíamos parar, y mejor, porque a los pocos minutos seguimos con unas anchoas al natural con mantequilla ahumada.

Un mordisco tras otro la sensación era idílica, sabores reales, intensos a la vez que suaves… Con solo dos platos, Casa Natalia ya estaba convirtiéndose en uno de nuestros restaurantes preferidos en la isla… Pero claro, no hay que ir tan rápido… Seguimos.

Seguimos con el bikini especial de Carles Abellán, algo más contundente, pero también sabrosísimo para dar paso a uno de los mejores de la noche: corte fino de chuletón de atún rojo con escabeche de tomate. Un espectáculo para cualquier persona que disfrute comiendo.

Estar en un restaurante donde todo es amabilidad, donde el ambiente es tranquilo y familiar y donde realmente se disfruta con cada plato, es simplemente perfecto.

Entre plato y plato íbamos catando algunos de los vinos de la propia bodega de Carles Abellán, como el Montsant. Un vino que se disfruta sin necesidad de ser un experto ni un entendido, porque simplemente nos pareció muy bueno y perfecto para todo lo que estábamos comiendo. Si es verdad que personalmente somos más de tintos, pero en la carta también podemos encontrar varias variedades de blancos también de bodega propia, así como muchos otros, gracias a una extensa carta de vinos.

Los dos próximos platos fueron muy de la tierra, muy de Formentera: berenjena escalivada con sobrasada, queso, miel y pipas seguido de otro plato que igualmente nos sorprendió muchísimo; hinojo a la brasa con salsa de romesco… que bueno.  

En ese momento y como no podía ser de otra manera, pudimos conocer a Natalia, que da nombre a este magnífico restaurante y que estaba allí, al pie del cañón, como una más de su equipo, como una más de la familia.

¿Qué decir? Una persona maravillosa y muy agradable que nos habló un poco del restaurante, de su cocina y de este proyecto tan personal llamado Casa Natalia.

Sus palabras fueron sencillas y claramente sacadas del corazón. Casa Natalia es honestidad, es familia, es producto, es comida real, es un perfecto guiño a la cocina catalana con esos detalles de Formentera que la hacen diferente.

Sentimos claramente su ilusión y su pasión por este restaurante y por este proyecto tan personal que han conseguido crear en la isla. Y si tenemos que dar una opinión personal diremos que si. Realmente se trata de una cocina honesta con grandes productos donde los sabores se dejan notar en cada pequeño mordisco.

Tras unos minutos de una agradable conversación nos aconsejo seguir con dos platos más. No nos pudimos negar, claro.

Raya a la brasa con mantequilla negra, alcaparras y lima… Cuando la cosa no puede ir mejor, existen lugares que consiguen que si se pueda.

Y ya si, para terminar: lasaña de fricando catalán de ternera y setas.  

Después de ocho platos distintos y tres tipos de vinos debemos reconocer que nuestra conversación se basaba en decidir si finalmente estábamos en lo que era nuestro restaurante número 1 en Formentera.

Pero no diremos nada, ahí lo dejamos, a la elección de cada uno.

Por cierto no diremos de que se trata, bueno si, diremos que sorprende con mango, maracuyá entre otras notas y os dejaremos esta foto, para que cuando visitéis casa Natalia la podéis mostrar y pedir lo que quizás también se convertirá en uno de vuestros postres preferidos.

En esta ocasión desgraciadamente nuestros planes eran otros, pero hay que mencionar que en una sala distinta dentro del mismo restaurante se encuentra el Charly’s Bar, un pequeño espacio donde disfrutar de música en directo, DJs o karaoke según el día de la semana todos los días a partir de las 23:00 y sin duda se trata de un plan perfecto para terminar o seguir con una noche inolvidable de verano en la isla de Formentera.

Queremos agradecer y resaltar sobre todo como ya hemos mencionado la extraordinaria amabilidad de Natalia y también de Carles que también tuvimos la suerte de poder conocer y hablar mientras nos hacía un pequeño tour por el Charly’s Bar.

Dos personas encantadoras que realmente han conseguido crear algo único y muy especial en la isla de Formentera.

¿Deseas seguir conociendo más restaurantes?

¿Quieres realizar una nueva búsqueda?